28 feb. 2011

Ahora el objetivo debe ser otro

Con la tercera rueda de la primera fase completada y con Ben Hur ubicado en la segunda posición, queda claro que el objetivo de clasificar a la próxima ronda es una posibilidad clara y concreta. Gorostidi y sus jugadores han repetido una y otra vez que lo primero es mantener la categoría y que el equipo debe tener los pies sobre la tierra. Esto es algo lógico, comprensible y tiene que ver con el turbulento pasado reciente de la institución. Ahora bien, el presente muestra a un Ben Hur que, a pesar de un rendimiento irregular, ha demostrado ser un conjunto difícil para sus rivales y que está para luchar bien arriba. Eso sí, habrá que seguir trabajando para corregir falencias de cara al futuro. Veamos un poco.
Bajo rendimiento afuera
En lo que va del torneo, una de las cosas que han quedado claras es que el Lobo es una cosa jugando como local y otra cuando debe viajar. Los números no mienten. Sólo dos triunfos y dos empates en nueve presentaciones afuera de casa. Y, más allá de la aritmética, lo preocupante es el pobre rendimiento que la mayoría de las veces mostró jugando de visitante. La realidad exhibe a un Ben Hur ciclotímico e irregular, que a veces domina a sus rivales (generalmente en el Parque) y en otras es un conjunto descolorido (la mayoría de las veces afuera). Esto quedó de manifiesto por ejemplo en la derrota ante Juniors (0-3 de la primer rueda) y en la caída ante el "9" de Morteros en la décimoquinta fecha. En esta última etapa, la BH tendrá tres compromisos afuera. El primero (quizás el más accesible) en Justiniano Posse, luego visitará Morteros para enfrentar al puntero Tiro Federal y en la última jornada habrá que viajar a San Jorge. Claro está que todos los rivales son muy complicados y más aún en esta zona, tal vez la más dura, donde las diferencias son mínimas.
Jugar los 90 con la misma intensidad
Al equipo de Gorostidi le cuesta entrar en ritmo desde el arranque de los partidos. Como suele decirse, el equipo entra dormido. Pues bien, hay que despertarse. Ya vimos como los rivales aprovechan estas siestas. Un claro ejemplo fue el pasado domingo, donde San Jorge acorraló a la BH desde el inicio, ante una pasividad enorme del local. Esta vez no hubo que lamentar una derrota, pero hay que tener presente la caída ante Tiro en la fecha 12. El equipo debe estar más concentrado desde el arranque, porque un gol tempranero hace cuesta arriba todo el desarrollo del partido. Por otra parte, no hay que confundir desesperación con paciencia. Los partidos no duran sólo diez o quince minutos. Son 90 en donde hay que trabajar el partido. El domingo hubo una muestra de esto ya que Ben Hur fue sereno y logró sacar la ventaja en el último cuarto de hora.
Poca eficacia arriba
El equipo genera situaciones de gol, pero le cuesta convertir. Hay una Ledesma-dependencia. Cocó anotó 12 de los 23 goles que tiene el Lobo. Más de la mitad. Y no es que no se llegue al arco contrario. Ben Hur tiene cinco o seis chances claras casi todos los partidos. Torres es un delantero desequilibrante y con buen manejo, buen asistidor. Pero le ha costado una enormidad convertir. Cavallo llegó en enero para hacer valer su polifuncionalidad. Pero es más generador de juego que goleador. Olivera volvió al club tras su estadía en el "9", pero en sus presentaciones mostró más esfuerzo por aguantar la pelota que peligro para el arco rival. Sin embargo, esta tendencia da la sensación de que está cambiando. Mauricio Molteni fue otro de los refuerzos que llegó en enero y demostró que puede ser otra buena carta de gol para Gorostidi. Anotó en los dos últimos partidos (frente a Juniors y ante San Jorge) y sobre todo expuso ese olfato goleador que distingue a los delanteros diferentes. La construcción de una "mini sociedad" con Ledesma será clave para lo que viene.
Estar más ordenados
En el costado defensivo, las mayores falencias surgen de los desacoples entre la línea de volantes y la de defensores. Muchas veces los relevos no llegan a tiempo y esto se traduce en desequilibrios que dejan a los rivales mano a mano con Agnello. Muestra de esto, ocurre cuando Jubany pasa al ataque o cuando le ganan las espaldas a los marcadores centrales. El Loco Gorostidi rescató por sobre todas las cosas, tras el espectacular triunfo en Córdoba, el orden en las líneas. Ben Hur debe moverse más en bloque a la hora de retroceder, sin dejar huecos.
Pelear arriba es posible
Como dijimos al principio, hay que ser cautos e ir paso a paso como diría Mostaza Merlo. Pero el equipo ya se afianzó y dio claras muestras de que está para grandes cosas en este Argentino "B". Ben Hur no es menos que ninguno en este torneo. Falta mucho, muchísimo todavía. Pero si hay convencimiento y la unidad que demuestra el grupo, el sueño se puede hacer realidad.

FOTO: Rafaela Fútbol.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More