30 abr. 2012

El adiós al "Chaqueño"

El fútbol de Rafaela está de luto. La vida del "Chaqueño" Rodolfo Enrique Zimmermann se apagó ayer a los 60 años, luego de luchar contra una penosa enfermedad que sobrellevó con gran entereza en los últimos tiempos. Con una trayectoria de lujo en el fútbol profesional, por esas cosas de la vida y por como cambiaron los tiempos, no pudo "salvarse" económicamente y fue un laburante más hasta sus últimos días, como empleado del servicio de emergencias 107 donde cosechó también un gran reconocimiento (por ejemplo ayer miembros de la Asociación Midgets del Litoral se comunicaron a LA OPINION para expresar su pesar). No nació en nuestra ciudad (fue en Barranqueras, Chaco, el 13 de junio de 1951) porque su padre rafaelino y su madre, de El Trébol, se habían trasladado a la provincia norteña por motivos laborales. Dio sus primeros pasos con la pelota en las categorías infantiles del Club Los Andes, para luego pasar a Don Orione, equipo que alguna vez disputó uno de los viejos Nacionales. De regreso en Rafaela el grupo familiar, comenzó a jugar en Peñarol donde a los 16 años ya debutó en la primera división. Era marcador central pero también podía jugar como volante de contención. Por esos tiempos era común que los equipos de Santa Fe se enteraran rápidamente de los buenos proyectos futbolísticos que había en la provincia y no extrañó que Colón se lo llevara al poco tiempo, reconociendo que "Peñarol no puso trabas" para el pase. En la década del '70 los Sabaleros tuvieron muy buenos equipos, admitiendo Zimmermann en una entrevista concedida a LA OPINION el 26 de diciembre de 2006, que "había dos jugadores de un talento impresionante, como 'Cococho' Alvarez y Carlos López. Estoy convencido que si hubiesen jugado en Boca o en River, eran candidatos a integrar la selección". En 1979 llegó el pase más importante y la posibilidad de jugar en uno de los cinco grandes, como Independiente. El equipo de Avellaneda buscaba un reemplazante para Enzo Trossero, y su ex compañero en Colón (lo mismo que Héctor Baley y Hugo Villaverde que también estaban en ese equipo) lo recomendaron. Con los Rojos vivió enormes satisfacciones, más allá que de entrada no pudo jugar mucho porque arrastraba una suspensión de seis fechas. "Tuvimos la suerte de jugar dos finales de la Copa Libertadores. Una la perdimos y la otra pudimos ganarla, contra el Gremio de Porto Alegre, en 1984. Eso nos dio la posibilidad de jugar la Copa Europea - Sudamericana contra el Liverpool, en Tokio, que hoy está en las vitrinas de Independiente", recordaba. Ese partido terminó 1 a 0 con un gol de José "Mandiga" Percudani. Ese partido lo vivió desde el banco de suplentes, acotando que otras grandes figuras eran el arquero Carlos Goyén, Ricardo Bochini, Ricardo Giusti y Jorge Burruchaga, entre otros. En torneos locales, fue campeón en 1983 donde en la última fecha se recuerda el triunfo 2 a 0 de Independiente sobre Racing que se fue al descenso. Su trayectoria siguió con un paso efímero de seis meses por Huracán, y un año y medio en el Blooming de Bolivia clasificando para la Copa Libertadores. Después de esa experiencia tenía decidido colgar los botines pero aceptó una propuesta de Ferro de General Pico, para luego volver a Rafaela y darle el toque final. "En principio, la idea era jugar un año en 9 de Julio, pero en definitiva fueron dos. Otra vez intenté dejar, pero me hablaron de Ben Hur y ahí sí transcurrieron mis últimos seis meses como jugador de fútbol. Después, trabajé como entrenador durante varias temporadas en las inferiores. También lo hice como ayudante de campo en primera, con Gallardo (Domingo) en Peñarol y con Viotti (Rudi) en 9 de Julio, pero sinceramente, me gusta mucho más hacerlo con los chicos. Fue mi última relación con un deporte al que le estaré siempre agradecido por todas las satisfacciones que me dio", expresaba en aquella oportunidad. Gran jugador, mejor persona. El "Chaqueño" Zimmermann nos dejó pero el recuerdo seguirá presente entre los memoriosos del fútbol local y nacional, como así también entre quienes lo conocieron más allá de una cancha de fútbol. Sus restos serán inhumados hoy en el cementerio Lar de Paz de Santa Fe, partiendo el cortejo fúnebre de Rafaela a las 8:30. 

FUENTE: La Opinión.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More