26 jun. 2010

Ingresaría Burdisso por Samuel

Igual que hace 24 años en México ‘86, Diego Maradona gambetea a todos. Y fiel a su estilo se ríe del protocolo. Por eso cuando se presenta en la conferencia de prensa oficial en Pretoria, y segundos antes de la primera pregunta, deja su lugar, mete un pique corto, salta las vallas y se estrecha en un emocionante abrazo con el italiano Salvatore Bagni, ex compañero en el Napoli y hoy periodista. Pero este Maradona, también, ofrece la otra cara. La del técnico serio, que no le tiembla el pulso para marcar la cancha y tomar decisiones calientes. Así, entonces, no esquivó la primera pregunta. La que apuntaba al estado físico de Walter Samuel (salió lesionado ante Corea del Sur y se perdió el duelo contra Grecia). “Ayer hicimos una práctica de fútbol. Se sintió bien de entrada pero después no lo vi bien. Seguramente irá Burdisso. Siempre dije que iba a poner al que mejor esté. No podemos arriesgarnos. El primer en saber que no se puede regalar nada es Samuel. Si él no está diez puntos no nos está dando la mano que necesitamos”, justificó el Diez. “Voy a poner el mejor equipo que tenga. Acá no hay privilegios. Traje 23 jugadores que sabían que tenían posibilidades, pero siempre dije que iba a poner a mi equipo de gala porque así se lo merecen los argentinos”, explicó. Por lo tanto, los once serían: Romero; Otamendi, Demichelis, Burdisso, Heinze; Maxi Rodríguez, Mascherano, Di María; Messi, Higuaín y Tevez. Diego también dio su punto de vista sobre México, el rival de mañana en octavos: “El Vasco Aguirre metió a su equipo con mucha lucha y sacrificio. Es un equipo para respetar y nosotros lo haremos. Pero nosotros tenemos que tirarle la historia adentro de la cancha, Argentina está capacitada para pasar los octavos”. Además, y con su lengua filosa, aprovechó la ocasión para marcar territorio: “No es fácil pasar de no ser nadie en tu país a ganar tres partidos en el Mundial. Los que antes decían que éramos un desastre ahora dice que somos un gran equipo… Son los mismos futbolistas. No tengo rencor. Ya estoy por cumplir 50 años. Pero me da bronca por los jugadores. El no respeto que hay hacia ellos. El no saber pedir disculpas en el momento. Acá hay muchos jugadores que los periodistas los mataron. Esos mismos periodistas deberían ofrecer una disculpa. No sería bajarse los pantalones. Sería honesto”. También se acordó de Ricardo La Volpe, ex arquero campeón del mundo con Argentina en 1978 y ex DT de México en Alemania 2006. A Diego no le gustaron las declaraciones del Bigotón, quien declaró que le gustaría que ganen los aztecas. “Me molestó. Está bien que tengo un respeto por el país que lo hizo famoso y que le hizo ganar mucha plata. Pero tener respeto por un país que te dio trabajo no significa ser un vendepatria. Me parece que se pasó de la raya. En el Mundial de 1978 era el tercer arquero y seguro que si se lesionaban Fillol o Baley, Menotti ponía a cualquier jugador antes que a él. Sus declaraciones me parecieron desubicadas”. El cierre, como no podía ser de otra manera, llevó su sello. Cuando el agente de la FIFA anunció la última pregunta, el DT de la Selección le dio la posibilidad a un periodista de alargar la cuestión. Respondió con una sonrisa, besó a su sobrino Tiago, y se prendió en un mano a mano con los italianos donde dio su punto de vista sobre la eliminación del equipo de Lippi. En italiano, claro. Así es Diego. Los más de 150 periodistas, fotógrafos y camarógrafos que asistieron a la conferencia de prensa fueron testigos del fenómeno Maradona.

FUENTE: Misión Mundial.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More